t
img flotantes caricia
img flotantes caricia

¿Cómo evitar la resequedad de la piel?

La resequedad en la piel, el órgano más grande del cuerpo, puede ser causada por factores hereditarios o congénitos. Sin embargo, también es necesario considerar elementos externos como el frío, el viento y distintas variables ambientales que sin duda tienen un impacto en la piel. Por eso hoy te presentamos 4 consejos para combatir la resequedad de la piel.
1

Hidrata tu piel:

Utiliza productos hidratantes en la ducha y evita el uso de geles de baño y productos desmaquillantes que producen mucha espuma, ya que este tipo de sustancias resecan la piel en vez de hidratarla. No olvides elegir productos hidratantes acordes con tu tipo de piel, ya que eso tendrá un impacto positivo o negativo en el intento de hidratar la piel de forma óptima.

2

Aliméntate de forma equilibrada:

Consume al menos dos litros de agua al día, ya que la deshidratación también es uno de los factores que potencia la resequedad de la piel. Además de ingerir mucha agua, consumir frutos secos, una fuente de energía con grasas saludables, vitaminas y minerales, es una opción perfecta y balanceada que repercutirá de forma positiva en tu piel.

3

Exfolia tu piel semanalmente:

Retira las células muertas de tu piel con una exfoliación suave al menos una vez por semana, esto hará que obtengas mejores resultados en cualquier tratamiento de hidratación para la piel que apliques.

4

Regula la temperatura de tus duchas:

Dúchate con agua que no esté muy caliente o excesivamente fría, ya que las temperaturas extremas repercuten en la hidratación de la piel y podría potenciar efectos negativos si sigues algún tratamiento.

Despreocúpate por la resequedad de tu piel. Hidrátala, aliméntate de forma sana y balanceada e incluye en tus rutinas semanales de cuidado al menos una exfoliación; no olvides ducharte con agua cuya temperatura esté regulada, que no esté muy fría o muy caliente.

Te invitamos a compartir la nota: